Igualdad en el León Kolbowski: ¿alcanza para seguir en la pelea?

Por Jonatan Menguez
Foto: Abril Verzura

Atlanta empató 1 a 1 con Almirante Brown, en Villa Crespo, por la fecha 14 de la Primera B Metropolitana. El Bohemio tuvo que afrontar un partido que se tornó complejo, sobre todo, después del gol de Carruega para la visita, a los 38 minutos del primer tiempo. Con mucho esfuerzo y poco juego, el auriazul consiguió la paridad mediante un error, con mala fortuna incluida, del arquero Migliore, quien la metió en su propio arco tras un cabezazo al palo, faltando 10’ para el final.

A pesar de la gran racha de cuatro victorias consecutivas y la mejora futbolística que arrastraba, Atlanta llegó a la fecha 14 del torneo sintiendo el golpe anímico que significó la lesión de su goleador, Luciano Pons. Del otro lado, un Almirante Brown de flojísima campaña (se encuentra anteúltimo en la tabla general y en la de promedios), se jugaba en el León una de sus últimas chances para llegar más tranquilo al final del campeonato, considerando el temible descenso.

El elegido para reemplazar a Pons fue Jonathan López, quien acompañó en la delantera a Franco Olego. De esta manera, el local arrancó un poco mejor el encuentro buscando el primer gol, principalmente desde la banda derecha, en los pies de Mancinelli. Por ese lado llegó al área un pase cruzado del capitán, que definió López sin marca, pero la tiró por arriba del travesaño. Sin embargo, Almirante no se quedó y aprovechó varios errores defensivos del Bohemio. Así las cosas, en el minuto 38, Carruega conectó un buen cabezazo, cuya jugada provino de un centro que cayó desde el costado derecho, en una pelota parada. Era el 0-1 parcial. El panorama se complicaba para los de Villa Crespo, que aún tenían el segundo tiempo para dar vuelta la historia.

Consciente de que la recta final del torneo no admite derrotas para un equipo que quiere consagrarse, Atlanta salió al complemento buscado el empate de cualquier manera. Empero, los nervios se apoderaron del trámite, el juego no aparecía y la Fragata desarrollaba su partido ideal, haciendo tiempo y parándose de contra para llevarse los tres puntos. A pesar de que la pelota le fue cedida al Bohemio, prácticamente no tuvo chances de gol, producto de la impotencia y de una sólida defensa visitante.

Sin embargo, cuando la noche en Villa Crespo se acercaba al oscuro final, apareció el golpe de fortuna: un cabezazo de Ariel Otermín, que dio en el palo, rebotó en la espalda del arquero de Almirante, Pablo Migliore, y terminó adentro del arco. Explotó el estadio. Todavía le quedaban 10 minutos al anfitrión para encontrar el milagro. El local casi obtuvo la hazaña en los pies de Tolosa, quien tras una serie de rebotes, recibió sólo la pelota en el punto del penal y la tiró a la tribuna. Situación inmejorable que el Bohemio no aprovechó, por eso, el empate fue inminente.

El equipo se retiró muy aplaudido por la demostración final de actitud, sin embargo, debe mejorar su juego y llenar ese vacío de goles que la ausencia de Pons implica para lo que resta del semestre. Será fundamental el resultado que obtenga Colegiales en su visita a Fénix, hoy a las 15.35. Allí apuntarán los ojos bohemios, ya que si el Tricolor no obtiene los tres puntos, los de Villa Crespo seguirán vivos en la pelea. Mientras tanto, todos coinciden en la necesidad de volver a la senda del triunfo. Por lo pronto, el próximo viernes se enfrentarán con San Telmo, una difícil parada en la Isla Maciel.

Mirá el resumen completo:

Mirá la tabla de posiciones:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Videos