Derrumbe de una obra en construcción: un muerto confirmado

Foto: Diego Diaz

El siniestro ocurrió esta mañana en Remedios de Escalada al 500, entre Honorio Pueyrredón y Rojas, cuando una medianera de una propiedad lindera se desprendió y cayó sobre los trabajadores. Además del obrero fallecido, el titular del SAME confirmó que hay “dos albañiles heridos” y que uno de ellos está en estado delicado.

“A los obreros les cayó una medianera desde 12 metros que tenía 45 centímetros de grosor”, declaró ante la prensa Alberto Crescenti, mandamás del Sistema de Atención Médica de Emergencias. Uno de los damnificados tiene traumatismo de tórax, el otro de cráneo y su pronóstico es reservado. Ambos fueron rápidamente trasladados al Hospital Durand. El empleado que perdió la vida fue identificado como Richard Alcaraz. Otros 17 obreros resultaron ilesos.

La obra, que llevaba casi medio año en ejecución, está a cargo del ingeniero Nadir Tasat Nicoletti y fue registrada como “demolición parcial y ampliación de obras con destino de garage y canchas de fútbol 5”. Todavía resta por definir qué grado de responsabilidad le cabe al profesional por el hecho y lo mismo corre para las autoridades porteñas.

Denuncias e intentos de justificaciones

El emprendimiento ya contaba con la reprobación de los vecinos desde hace tiempo. Este no es el primer incidente en las propiedades linderas al lugar, pero sí el más grave. El residente de la casa en cuestión le contó a un canal televisivo que ya se habían producido grietas en su pared anteriormente. Además, hay documentos tangibles que demuestran las irregularidades en la construcción, o al menos los llamados de atención previos.

La Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) se encargó de difundir una denuncia por escrito que realizó en mayo frente a las autoridades porteñas por las faltas de garantías que sufrían los trabajadores. El texto titulado “Denuncia de obra urgente” advierte en uno de sus puntos: “Faltan apuntalar los muros medianeros”, dejando en evidencia la negligencia estatal.

La denuncia donde la UOCRA alerta sobre las irregularidades de la construcción ante la Dirección General de Protección del Trabajo.
La denuncia donde la UOCRA alerta sobre las irregularidades de la construcción ante la Dirección General de Protección del Trabajo.

Sin perder el tiempo, desde el Gobierno de la Ciudad desestimaron que la obra contara con alguna denuncia y en un comunicado afirmaron que el lugar “fue verificado en cinco ocasiones por la Dirección General de Fiscalización y Control de Obras (que depende de la Agencia Gubernamental de Control) y en seis oportunidades por la Subsecretaría de Trabajo porteña”. El mensaje menciona que en una de las inspecciones realizadas se registraron faltas en materia de higiene, pero que fueron subsanadas. La última verificación fue el 16 de junio. En caso de que el Gobierno no haya recibido la denuncia, ¿eso lo libra de sus responsabilidades?

Por su parte, la presidenta de la Auditoría de la Ciudad de Buenos Aires, Cecilia Segura, se sumó a la polémica: “Hace años que venimos alertando respecto a ineficiencias y anomalías presentadas en la gestión de la Agencia Gubernamental de Control, sin que haya una respuesta adecuada por parte del Gobierno de la Ciudad”.

Desde el lado de los trabajadores, varios medios masivos recopilaron sus testimonios, sin revelar sus identidades para que no peligren las fuentes laborales. El diario Clarín publicó un comentario contundente: “Los inspectores venían pero no pasaban el portón”. Infobae también difundió una dura declaración: “Era un paredón de tres metros de altura. Esto se podría haber evitado. Para nosotros era fácilmente evitable”.

Mirá el testimonio completo de un obrero:

Así las cosas, en las redes sociales recordaron la Time Warp, el incendio de Iron Mountain y el derrumbe del boliche Beara, entre otras tragedias donde el Estado capitalino tuvo un rol esencial por acción u omisión de medidas concretas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Videos