No perdonan

Por Jonatan Menguez – @jony_bohe
Foto: Atlanta Oficial

Atlanta volvió a la victoria como visitante en el Bajo Flores: derrotó por 2 – 0 a Deportivo Español en un partido parejo, donde el Bohemio hizo una gran diferencia en la contundencia de sus delanteros y en la pelota parada. Los goles de Dorregaray y Ramos dejaron al equipo puntero en soledad.

El desarrollo del encuentro en el estadio Nueva España, correspondiente a la 5ta fecha de la Primera B Metropolitana, comenzó con muchas imprecisiones de ambos lados que, sumadas a la marca férrea y al roce físico permanente, impedían la posibilidad del buen juego, incluso de llegadas al arco.

De esta manera, el equipo de Fernando Ruiz, quien repitió el mismo once que en la fecha pasada, sacó una de las mejores y más efectivas cartas que viene mostrando hasta el momento: la pelota parada. Un cabezazo contundente de Leonardo Ramos, tras un centro preciso de Nahuel Peralta desde la banda izquierda, abrió el encuentro a los 20 minutos.

Con la ventaja, el Bohemio se acomodó mejor durante el resto del primer tiempo. Sin embargo, con empuje y un Diego Cisterna movedizo, el local consiguió incomodar en los últimos minutos. Ya en el complemento, a pesar de la ventaja, era necesaria una mejora para llevarse los tres puntos a Villa Crespo con tranquilidad, que no tardó en llegar: Diego García sorprendió con un centro bajo desde la derecha que Dorregaray alcanzó a empujar a la red, anticipando muy bien la marca.

Corrían apenas dos minutos del segundo tiempo y ese golpe echó a perder cualquier orden o plan que el DT gallego y ex arquero de Independiete, Luis Islas, pudo haber aplicado en el vestuario. El resto del encuentro, con Español buscando el descuento y el Bohemio bien parado atrás, a veces saliendo de contraataque y otras no tanto, estuvo de más. La falta de ideas del conjunto local, sumado a las buenas actuaciones de los centrales visitantes, del volante Gabriel Seijas y la seguridad del arquero Medina, alcanzaron para volver con el triunfo y la cima del campeonato.

Si bien no se trató de la actuación más vistosa del equipo de Ruiz, el partido fue controlado durante casi todo su desarrollo por Atlanta, apoyado en un mediocampo que va encontrando firmeza pero, sobre todo, explotando y aprovechando quizás la virtud más notoria de este plantel: la contundencia y el olfato goleador de sus delanteros.

Mirá el resumen del partido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Videos